Tramitación de un ERE y posterior subcontratación del servicio

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo, mediante sentencia de 23 de septiembre de 2014, ha desestimado el recurso de casación interpuesto contra la empresa confirmando la sentencia de la Audiencia Nacional que consideró que se había producido un despido fundado en causas económicas y productivas que confluyen en causa organizativa.

En la interposición del recurso de casación, se solicita que se dicte sentencia por la que:
a) Se decrete la nulidad de actuaciones.
b) Se declare la nulidad del despido colectivo o, subsidiariamente, la improcedencia del mismo, al no existir causa que justifique la decisión extintiva por parte de las empresas codemandadas, por los siguientes motivos:
– Violación de derechos fundamentales.
– Incumplimiento de la normativa reguladora en cuanto la documentación aportada por las empresas demandadas.
– No haberse efectuado la negociación bajo el principio de la buena fe.
c) Se revoque la sentencia recurrida, con los demás pronunciamientos legales que en Derecho procedan.

La empresa demandada es un importante grupo hotelero con implantación internacional, que tiene unas pérdidas acumuladas en el periodo 2008-2011 de 150 millones de euros, con un resultado de explotación que ha caído en ese mismo periodo un 52%. Además, ha venido experimentando desde el año 2008 una caída del importe neto de la cifra de negocio que ha pasado de los 1.456 millones de euros en 2008 a 1.288 millones en 2012, un descenso del 11,5%.

Con carácter previo a la aplicación del ERE, el grupo empresarial llevó a cabo en España un conjunto de medidas de ahorro, que supusieron un total de 98 millones de euros desde el año 2009. Entre ellas, ajustes salariales de directivos y mandos intermedios, que componen la mayoría de los empleados que están remunerados por encima de convenio (un 25% de la plantilla).

La sentencia de la Audiencia Nacional, ahora confirmada por el Tribunal Supremo, ya expuso las razones por las cuales no detectaba las anomalías denunciadas por los trabajadores:
– Descarta que se hubiese incumplido la obligación de entregar la documentación preceptiva, careciendo de relevancia que las cuentas no estuvieran selladas.
– Rechaza que los criterios de selección de los trabajadores afectados no hubieran sido objeto de negociación en el periodo de consultas.
– Niega que los criterios de selección fueran discriminatorios o arbitrarios, o que hubiese discriminación por razón de sexo porque la mayoría de los afectados sean mujeres, pues el colectivo potencialmente afectado por su clasificación profesional era también mayoritariamente femenino.
– Descarta que la buena fe negociadora quede en entredicho por el solo hecho de que la empresa acuda a la externalización de una parte de su actividad como vía para reducir costes mediante la amortización de los correspondientes puestos de trabajo.
– Considera que existen fuertes pérdidas en el grupo y que es clara la necesidad de encauzar un sobredimensionamiento de la plantilla, tanto cuantitativo como en términos de coste, que no se ajusta a la caída de la demanda. Considera razonable que se opte por la externalización de los servicios de limpieza y mantenimiento para conseguir una gestión que compense las citadas pérdidas y caídas de ventas y de ocupación.
Con esta sentencia, el Tribunal Supremo considera que externalizar una parte de la actividad para reducir costes no supone vulneración de la buena fe negociadora, cuando el recurso a la subcontratación no obedece a la pura conveniencia y estrategia empresarial para incrementar beneficios, sino que se configura como fórmula de supervivencia ante pérdidas crecientes y nivel de endeudamiento amplísimo, procurando así menguar los costes laborales y facilitar la capacidad de adaptación del grupo a la demanda existente.

La Sala del Social del Tribunal Suprem, mitjançant sentència de 23 de setembre de 2014, ha desestimat el recurs de cassació interposat contra l’empresa confirmant la sentència de l’Audiència Nacional que va considerar que s’havia produït un acomiadament fundat en causes econòmiques i productives que conflueixen en causa organitzativa.

A la interposició del recurs de cassació, se sol·licita que es dicti sentència per la qual:
a) Es decreti la nul·litat d’actuacions.
b) Es declari la nul·litat de l’acomiadament col·lectiu o, subsidiàriament, la improcedència del mateix, al no existir causa que justifiqui la decisió extintiva per part de les empreses codemandadas, pels següents motius:
– Violació de drets fonamentals.
– Incompliment de la normativa reguladora en que la documentació aportada per les empreses demandades.
– No haver-se efectuat la negociació sota el principi de la bona fe.
c) Es revoqui la sentència recorreguda, amb els altres pronunciaments legals que en dret procedeixin.

L’empresa demandada és un important grup hoteler amb implantació internacional, que té unes pèrdues acumulades en el període 2008-2011 de 150 milions d’euros, amb un resultat d’explotació que ha caigut en aquest mateix període un 52%. A més, ha experimentat des de l’any 2008 una caiguda de l’import net de la xifra de negoci que ha passat dels 1.456 milions d’euros en 2.008-1.288.000 el 2012, un descens del 11,5%.

Amb caràcter previ a l’aplicació de l’ERO, el grup empresarial va dur a terme a Espanya un conjunt de mesures d’estalvi, que van suposar un total de 98 milions d’euros des de l’any 2009. Entre elles, ajustos salarials de directius i comandaments intermedis, que componen la majoria dels empleats que estan remunerats per sobre de conveni (un 25% de la plantilla).

La sentència de l’Audiència Nacional, ara confirmada pel Tribunal Suprem, ja va exposar les raons per les quals no detectava les anomalies denunciades pels treballadors:
– Descarta que s’hagués incomplert l’obligació de lliurar la documentació preceptiva, no tenint rellevància que els comptes no estiguessin segellades.
– Rebutja que els criteris de selecció dels treballadors afectats no haguessin estat objecte de negociació en el període de consultes.
– Nega que els criteris de selecció fossin discriminatoris o arbitraris, o que hagués discriminació per raó de sexe perquè la majoria dels afectats siguin dones, ja que el col·lectiu potencialment afectat per la seva classificació professional era també majoritàriament femení.
– Descarta que la bona fe negociadora quedi en entredit pel sol fet que l’empresa vagi a l’externalització d’una part de la seva activitat com a via per reduir costos mitjançant l’amortització dels corresponents llocs de treball.
– Considera que hi ha fortes pèrdues en el grup i que és clara la necessitat d’endegar un sobredimensionament de la plantilla, tant quantitatiu com en termes de cost, que no s’ajusta a la caiguda de la demanda. Considera raonable que s’opti per l’externalització dels serveis de neteja i manteniment per aconseguir una gestió que compensi les esmentades pèrdues i caigudes de vendes i d’ocupació.
Amb aquesta sentència, el Tribunal Suprem considera que externalitzar una part de l’activitat per reduir costos no suposa vulneració de la bona fe negociadora, quan el recurs a la subcontractació no obeeix a la pura conveniència i estratègia empresarial per incrementar beneficis, sinó que es configura com a fórmula de supervivència davant pèrdues creixents i nivell d’endeutament amplíssim, procurant així minvar els costos laborals i facilitar la capacitat d’adaptació del grup a la demanda existent.



Dejar un comentario "El nombre que nos facilite aparecerá publicado junto a su comentario"

Suscríbete a nuestra newsletter

Información básica sobre Protección de datos
Responsable: JDA Expert LegalTax, S.L.P.; Finalidad: El envío de comunicaciones comerciales; Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional; Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://www.jda.es/protecciondatos/contactos/.