Y después del confinamiento, ¿qué? El día después para las empresas

El confinamiento está produciendo y va a producir importantes efectos económicos, y el tamaño de su impacto, como es lógico, va a depender el tiempo que éste dure. La gran pregunta que se formula todo el mundo, es como va ser la recuperación. En forma de V, en forma de U o en forma de J al revés.

Probablemente, la recuperación lo sea en forma de V o U.  En forma de V, quiere decir que la recuperación será muy rápida y en forma de U significa que la recuperación será más lenta, después de un periodo de recesión.

El confinamiento ha provocado lo que se denomina una crisis de demanda, al confinar a todos los consumidores que dejan de consumir. A su vez, la crisis de demanda y el propio confinamiento de los trabajadores ha provocado lo que se denomina una crisis de oferta, al cerrar la mayor parte de empresas en nuestro país. Las empresas han pasado de un ciclo de producción y corriente financiera normal, a una reducción drástica de éstos, sino cero.

Una vez finalice el periodo de confinamiento, la demanda volverá, de forma progresiva, en función de cada caso, a sus niveles anteriores. No obstante, esto no sucederá al día siguiente a la finalización de confinamiento.

Los consumidores necesitarán recobrar confianza en el futuro, lo que dependerá de lo que vaya a suceder en sus empresas, en sus puestos de trabajo. Necesitarán tiempo también, y asegurarse que todo vuelve a la normalidad.

Por tanto, y desde la perspectiva de la empresa, hay diversos factores que deben de ser considerados, lo que obligará a plantear:

  • Una planificación estratégica ante la situación del día después.
  • Realizar diversos escenarios y calcular, para cada uno de ellos:
    • El punto muerto
    • Las necesidades del factor humano
    • La organización
  • Definir un presupuesto acorde a lo anterior
  • Realizar un seguimiento puntual y análisis de las desviaciones
  • Transformar dicho análisis en conocimiento
  • Tomas medidas adicionales respecto al análisis anterior

Como sea que la demanda no volverá a fluir de forma inmediata, sino que tal vez necesite de un tiempo (dependerá de cada sector), la supervivencia de la empresa se encuentra íntimamente ligado al músculo financiero de la empresa durante el tiempo que la demanda cubre el punto muerto de la empresa.

Esa es la cuestión, cuanto tiempo vamos a tardar en alcanzar, de nuevo, el punto muerto y, a partir de ahí, iniciar la recuperación. Las facilidades financieras que ha puesto el Gobierno en marcha van en ese sentido.  Permitir aguantar el tiempo necesario para alcanzar el punto muerto, además de financiar las pérdidas que durante todo este tiempo se generen. Pero no demore sus decisiones. Póngase en marcha ya.

En JDA hemos creado un servicio que consiste en ayudar a la empresa a llevar a cabo tanto los escenarios, los cálculos y el seguimiento puntual. Además de una adecuada planificación estratégica, se va a necesitar mucha gestión y, en ese sentido, estamos entrenados y disponemos de la tecnología suficiente para ayudarle en la continua toma de decisiones.


Joan Díaz

Director general JDA/SFAI



Dejar un comentario "El nombre que nos facilite aparecerá publicado junto a su comentario"

Suscríbete a nuestra newsletter