Más competitividad y más seriedad

A través de un Real Decreto de fecha 13 de julio de este año,  de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad,  se ha aprobado la supresión de derecho a la aplicación de bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social, por parte de las empresas que se estuvieran aplicando por contratación, mantenimiento del empleo o fomento del autoempleo.

En la práctica se han suprimido todas las bonificaciones, a excepción de bonificaciones por minusvalías, sustitución por maternidad y poco más.

El pasado 1 de septiembre se ha incrementado, de forma considerable, el Impuesto sobre el Valor Añadido, como ya es de sobra conocido.  Este aumento, además de aliviar las arcas públicas (menos de lo previsto) debería  venir acompañado de una minoración de las cuotas de la Seguridad Social, según rezaba la disposición por la que se acordaba el aumento del impuesto indirecto. 

El aumento de la imposición indirecta con una minoración de las cotizaciones sociales es una medida que se denomina devaluación fiscal y muchos autores (incluso algún grupo político) están de acuerdo en que sería una medida adecuada para España. Es más, algunos pensamos en que se está tardando demasiado en adoptarla.

Se trata en definitiva de abaratar los productos fabricados en nuestro país (vía minoración de las cotizaciones sociales), con lo que se consigue una mayor competitividad exterior y encarecer los importados (vía el Impuesto sobre el Valor Añadido), de forma que se compensa el aumento en el IVA de los productos fabricados en el interior. Se trata de una medida que favorece nuestra competitividad internacional, que es una de nuestras asignaturas pendientes de los últimos años.

La devaluación fiscal por sí sola no es una medida suficiente para corregir nuestra falta de competitividad, pues deberá venir acompañada de otras medidas más estructurales, no obstante, cualquier medida que apunte en la dirección correcta, es siempre muy bienvenida.

Pues bien, el IVA ha aumentado, las cotizaciones sociales no han bajado, sino todo lo contrario, han aumentado, a través de la supresión de las bonificaciones que en su día fueron establecidas por normativa.  No sé cómo se llama a esto, pero se me ocurren tres palabras: “Falta de seriedad”.

Falta de seriedad por incumplimiento de condiciones establecidas en su momento, en el que los agentes tomaron sus decisiones en base a un marco determinado. Esto viene sucediendo con mucha frecuencia y no es bueno para la imagen de un país, al margen de que no es una medida que favorezca a la competitividad. 

Joan Diaz José - Director General de Jda


Dejar un comentario "El nombre que nos facilite aparecerá publicado junto a su comentario"

Suscríbete a nuestra newsletter

Información básica sobre Protección de datos
Responsable: JDA Expert LegalTax, S.L.P.; Finalidad: El envío de comunicaciones comerciales; Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional; Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://www.jda.es/protecciondatos/contactos/.