Aceptación de pagaré para el cobro de una relación comercial

Las relaciones comerciales entre empresas, particularmente entre pequeñas y medianas empresas, suele sustentarse en transacciones puntuales. Por tanto, normalmente se trata de actividades de compra y venta de productos o mercancías con carácter puntual, por lo que se piensa más en la realización de la tarea encomendada, que en documentar contractualmente la relación comercial. Esto, supone en algunos momentos, que se generen situaciones de impagados,

Uno de los medios más habituales de documentar estas transacciones es la instrumentación de las mismas mediante pagarés. El pagaré tiene la ventaja de ser un título ejecutivo, no está sujeto a timbre como la letra de cambio, y permite su negociación con entidades financieras, además de aplazar el pago a un momento posterior a su emisión. Esto supone que la empresa que recibe los productos fabricados, puede iniciar su actividad comercial, demorando el pago del producto recibido a un momento posterior.

El pagaré por tanto, es un medio de pago. Pero para poder considerarse un documento cambiario con plena validez debe ser nominativo –es decir, debe emitirse a nombre de un cobrador-, ya que la legislación y la jurisprudencia son claras: los pagarés al portador carecen de fuerza ejecutiva.

Los profesionales del derecho nos encontramos en algunas ocasiones con pagarés emitidos al portador, que dificultan la actividad de reclamación judicial del mismo. Esto suele ocurrir especialmente dentro de actividades realizadas por pequeñas empresas o autónomos, que un poco contaminados por la idea del cheque al portador, creen que el pagaré funciona de manera similar, por tanto lo emiten al portador. Pero no hay que olvidar que el pagaré como instrumento cambiario, está sometido a unas rígidas normas de confección del mismo, de forma que no seguir las mismas malogra la, a priori, buena disposición de dicho instrumento de pago.

El pagaré puede considerarse, por si mismo, un contrato legalmente vinculante que garantiza el cobro en una determinada fecha y además puede ser descontado o endosado, por lo que puede servir como fuente de financiación.

Pero para poder considerarlo un documento de pago con fuerza ejecutiva, el pagaré debe ser emitido con el nombre de la persona física o jurídica que deberá cobrarlo, es decir, que debe tratarse de un pagaré nominativo.

Por tanto, la recomendación principal para las pymes y autónomos es que documenten de forma clara las actividades comerciales, y el pagaré puede ser un buen medio para ello, pero siempre que se efectúe con los requisitos legales, es decir emisión nominativa, nunca al portador; y en la medida de lo posible presentación al cobro a la fecha de vencimiento. De no hacerse efectivo, no demorar la reclamación judicial, salvo justificaciones muy claras y documentadas del obligado al pago; pues el impago de los pagarés a su vencimiento suele ser una de los primeros síntomas de una situación de falta de tesorería de las empresas.

Les relacions comercials entre empreses, particularment entre petites i mitjanes empreses, sol sustentar-se en transaccions puntuals. Per tant, normalment es tracta d’activitats de compra i venda de productes o mercaderies amb caràcter puntual, per la qual cosa es pensa més en la realització de la tasca encomanada, que en documentar contractualment la relació comercial. Això, suposa en alguns moments, que es generin situacions d’impagats,

Un dels mitjans més habituals de documentar aquestes transaccions és la instrumentació de les mateixes mitjançant pagarés. El pagaré té l’avantatge de ser un títol executiu, no està subjecte a timbre com la lletra de canvi, i permet la seva negociació amb entitats financeres, a més d’ajornar el pagament a un moment posterior a la seva emissió. Això suposa que l’empresa que rep els productes fabricats, pot iniciar la seva activitat comercial, demorant el pagament del producte rebut a un moment posterior.

El pagaré per tant, és un mitjà de pagament. Però per poder considerar-se un document canviari amb plena validesa ha de ser nominatiu és a dir, s’ha d’emetre a nom d’un cobrador-, ja que la legislació i la jurisprudència són clares: els pagarés al portador no tenen força executiva.

Els professionals del dret ens trobem en algunes ocasions amb pagarés emesos al portador, que dificulten l’activitat de reclamació judicial de la mateixa. Això sol ocórrer especialment dins d’activitats realitzades per petites empreses o autònoms, que una mica contaminats per la idea del xec al portador, creuen que el pagaré funciona de manera similar, per tant el emeten al portador. Però no cal oblidar que el pagaré com a instrument canviari, està sotmès a unes rígides normes de confecció del mateix, de manera que no seguir les mateixes malmet la, a priori, bona disposició d’aquest instrument de pagament.

El pagaré pot considerar-se, per si mateix, un contracte legalment vinculant que garanteix el cobrament en una determinada data ia més pot ser descomptat o endossat, de manera que pot servir com a font de finançament.

Però per poder considerar-lo un document de pagament amb força executiva, el pagaré ha de ser emès amb el nom de la persona física o jurídica que haurà cobrar-lo, és a dir, que ha de tractar-se d’un pagaré nominatiu.

Per tant, la recomanació principal per a les pimes i autònoms és que documenten de forma clara les activitats comercials, i el pagaré pot ser un bon mitjà per a això, però sempre que s’efectuï amb els requisits legals, és a dir emissió nominativa, mai al portador ; i en la mesura del possible presentació al cobrament a la data de venciment. De no fer-se efectiu, no demorar la reclamació judicial, llevat justificacions molt clares i documentades de l’obligat al pagament; doncs l’impagament dels pagarés al seu venciment sol ser una dels primers símptomes d’una situació de manca de tresoreria de les empreses.



Dejar un comentario "El nombre que nos facilite aparecerá publicado junto a su comentario"

Suscríbete a nuestra newsletter

Información básica sobre Protección de datos
Responsable: JDA Expert LegalTax, S.L.P.; Finalidad: El envío de comunicaciones comerciales; Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional; Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: https://www.jda.es/protecciondatos/contactos/.